martes, febrero 06, 2007

Arturo Toscanini DIES IRAE





De nuevo me he topado con otra representación del "mundo de los directores de orquesta" según la cosmogonía de Luis Suñén, en su reportaje "Dios con batuta"(1) . Esta vez a tomado a Dios por Arturo Toscanini y viceversa. El autor cree hacer un homenaje a la muerte del hombre(2) con la muerte de Dios, pues qué mejor representación de la muerte del hombre que su incapacidad de convertirse en su idea de Dios.

En su reportaje Suñén plantea una nostalgia a la figura del "director furioso" que representa Toscanini en el imaginario histórico, y una añoranza del pasado bastante preocupante, pues es el tipo de añoranza que no deja de ser un sentimiento de fracaso del presente, es una añoranza por el aroma del asombro que hay en lo nuevo pero que no deja de ser un olor de copia nueva.

Creo que este tipo de representaciones de un Arturo Toscanini como si fuese un "Dies Irae", o un "Pater Nostre" renacentista que juzga su creación, o como ser todo poderoso en cuyas manos se define la vida o la muerte, es la aberración típica de una sociedad idólatra y desesperada en su propia autofagia.


Si como en este caso lo que se desea es celebrar la obra de un gran maestro (como es el caso de Toscanini) no hace falta deificarlo, pues no va a resucitar, no es Dios hecho hombre. Es un insulto a su legado buscar en las anécdotas de su carácter el secreto de su profunda y genial imaginación sonora e intelecto musical. La única ira real que puede desatarse con este tipo de fábulas es la de ver como se ha convertido su trabajo en una caricatura de las proyecciones mediocres de una sociedad que es incapaz de superarle.

____________________________________________________________________
Notas:
(1) El Pais, Suplemento Cultural BABELIA, 03/02/2007.
(2)
Este 16 de enero se cumplieron cincuenta años de la muerte de Arturo Toscanini.
ENLACE RECOMENDADO: http://www.toscaninionline.com/

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimada amiga: no he debido expresarme bien en mi artículo. Mi intención era justamente la contraria. Toscanini como representación de un Dios que hoy ha sido, afortunadamente, borrado del mapa de la dirección de orquesta. El se creía Dios, lo que es muy distinto a serlo verdaderamente. Su concepción del oficio sí era teocéntrica, pero de puro egocéntrica.
Gracias y un saludo muy cordial.
Luis Suñén

Susan Campos dijo...

Respetado Sr. Suñén,
encontrarme con su comentario me ha llenado de alegría, no por lo que respecta a Toscanini (pues su artículo abrió un espacio de reflexión muy importante e incluso necesario en nuestro panorama cultural), sino por el honor de que usted leyera y considerara mi opinión, eso dice mucho de usted y de su honestidad como crítico y como persona.
Muchas gracias.